Group Picture of The Law Offices of Mark Sherman, LLC

Agresión a un Oficial de Policía (Parte 1 de 3)

Agresión a un Oficial de Policía
(Parte 1 de 3)

Agresión a un Oficial de Policía Durante un Arresto

La historia parece siempre repetirse en los casos de agresión a un oficial de policía en Connecticut: un oficial de policía hace uso excesivo de la fuerza en contra de un sospechoso; entonces el sospechoso entra en contacto físico con el oficial para protegerse. De repente, imputan al acusado del delito grave de agresión a un oficial de policía y así, lo que pudo haber sido fácilmente un caso por el delito menor de interferencia con la labor policial/resistirse al arresto en Connecticut, ahora es un caso de delito grave por agresión a un oficial de policía.

Es una escena que los mejores abogados penales de Stamford, Connecticut observan con demasiada frecuencia: falsos cargos y arrestos en Greenwich, Darien, New Canaan, Norwalk y Stamford por infringir la ley CGS 53a-167c contra la agresión a un oficial de policía. Entonces, ¿qué se puede hacer para disputar estos cargos? Como en cualquier caso penal grave en Stamford, Connecticut, lo primero es conseguir la ayuda de un buen abogado penal de Greenwich o Stamford que no tema desafiar a los Departamentos de policía de dichas jurisdicciones en casos como estos. De tal manera que si usted ha sido arrestado por agredir a un oficial de policía en Stamford, Greenwich o Darien, debe ponerse en contacto lo antes posible con un buen abogado penal de Greenwich o Stamford, Connecticut.

Definición Legal de Los Cargos Por Agresión a un Oficial de Policía Según La Ley CGS 53a-176c

Tradicionalmente, la ley penal 53a-167c de agredir a un oficial de policía ha sido interpretada a la ligera e impuesta libremente por parte del cuerpo policial de Connecticut. Tal y como lo exponemos a continuación, el que se determine que un oficial de policía o un patrullero estatal ha sido realmente “agredido” puede llegar a ser complemente subjetivo y quedar a discreción absoluta del oficial de policía que realiza el arresto. Según la redacción precisa de la ley C.G.S. § 53a-176c, para ser culpable del incumplimiento de dicha ley, usted debe, con la firme intención de evitar que desempeñe su función, ocasionarle daño físico al oficial. Recuerde, es la intención de interferir con el desempeño de las funciones del oficial, no la intención de lastimarlo. Es mucho más fácil para el oficial probarlo y las pruebas que la fiscalía debe proporcionar en un juicio por agresión de un oficial de policía en Connecticut son mucho más sencillas.

Además, lo que se considera como “daño físico” a un oficial de policía también ha sido interpretado ampliamente por la fiscalía y los tribunales de Connecticut. La definición es simple: para que un oficial sufra “daño físico”, lo único que hace falta es que sienta algún tipo de “dolor físico”. Contrario a lo que muchos de nuestros clientes consideran como requisito mínimo para un delito de agresión a un oficial de policía según la ley 53a-176c, no es necesario que el oficial de policía víctima presente pruebas de haber sufrido fractura, haber ido al hospital o al médico, ni siquiera una orden médica. Si piensa que es un criterio amplio e injusto en contra de quienes han sido arrestados por infringir la ley 53a-176c contra la agresión de un oficial de policía, así es. De hecho, conocemos casos en los que la policía pone a prueba los límites de este delito, al plantarles a nuestros clientes este cargo por conductas que comúnmente no serían causal para un cargo por agresión: empujar o escupir a un oficial de policía o salirse de casillas e iniciar una pelea. Esta ley proporciona criterios completamente subjetivos para que el oficial de policía que realiza el arresto evalúe si está experimentando “daño físico” o “dolor”. Por esa razón, necesita un buen abogado penal de Stamford, que tenga experiencia y pueda desglosar los elementos de un caso de agredir a un oficial de policía durante un arresto, según la ley 53a-176c, revise pieza por pieza buscando errores y anomalías en su caso y que finalmente intente persuadir a las autoridades de Connecticut para que desestimen su caso.

Castigos por Agredir a un Oficial de Policía Según La Ley CGS 53a-176c

Los castigos penales y encarcelación por agredir a un oficial de policía según la ley CGS 53a-176c, son numerosos. Es un delito grave que acarrea hasta 10 años de cárcel, un máximo de $10,000 de multa y años de libertad condicional.

La Ley CGS 53a-176c No Solamente Protege a la Policía

Si bien esta ley se usa principalmente en cargos que tienen conexión con agresiones a oficiales de policía y patrulleros estatales, también protege a otras categorías de oficiales del orden público, funcionarios del sector oficial y empleados de emergencias médicas. A continuación encontrará solo un ejemplo de los tipos de personas que, de ser agredidos, detonan cargos y arrestos por el delito grave de incumplimiento de la ley 53a-176c:

  • Bomberos;
  • Paramédicos (EMS/EMT);
  • Médicos y enfermeras de salas de urgencias;
  • Investigadores y trabajadores sociales del Departamento de niños y familias;
  • Oficiales del Departamento de Correcciones;
  • Inspectores del Departamento de Motores y Vehículos; y
  • Oficiales de libertad provisional.

A pesar de que muchos de los oficiales arriba mencionados no están técnicamente catalogados como “policías” y no tienen la autoridad para detenerlo y arrestarlo, los legisladores de Connecticut los han clasificado como funcionarios del orden público” u oficiales de la fuerza pública que están protegidos por la ley 53a-167c. De alguna manera ellos se arriesgan cuando desempeñan sus labores y si usted intenta oponerse a que hagan su trabajo y, como consecuencia, sufren algún daño físico, enfrentará cargos por el delito grave de agredir a un funcionario del orden público/oficial de policía de Connecticut según la ley 53a-167c.

Continúe Leyendo…Agresión a un Oficial de Policía, Parte 2 de 3

( Diferencias entre Agredir un oficial e interferir, Como pelear el cargo, y mucho más)